labolsa.com

Regístrate gratis

La economía española crece a ritmo de crucero, con un 3,2% en 2015

Mostrar calendario

2019

Octubre

Anterior

L M M J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31
Ver histórico
29 ENE 2016 | 15:10:01 h | Fuente: AFP

La economía española creció un 3,2% en 2015, una de las mejores evoluciones dentro de la zona euro, que consolida la recuperación del país tras una profunda crisis cuyas consecuencias siguen latentes en gran parte de la población.

En el cuarto trimestre, el Producto Interior Bruto (PIB) progresó un 0,8% respecto al trimestre anterior, informó este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE), en una primera estimación provisional. Estas cifras ponen la economía española en un nivel muy cercano al registrado en el inicio de la crisis de 2008.

"Es un dato positivo que sitúa la economía española en la cabeza del crecimiento de la zona euro, dentro de las economías grandes", comentó a la AFP Rafael Pampillón, economista en la escuela de negocios madrileña IE Business School. Alemania, la primera potencia económica de la zona euro, creció el 1,7% en 2015 y Francia se quedó en el 1,1%.

De momento, las previsiones del Gobierno del PP se cumplen. El presidente Mariano Rajoy prometió acelerar la recuperación económica iniciada en 2014, con un crecimiento del 1,4% del PIB, y que esto revirtiera en la creación de empleo.

"Éste es el cambio que se ha producido en España", celebró Rajoy, que llegó al poder en diciembre de 2011, con el país inmerso en una grave recesión.

De momento, las dos asignaturas quedaron aprobadas: el crecimiento se consolidó y el mercado laboral se nutrió en 2015 con 452.000 nuevos trabajadores en el sector privado y 73.100 en el público, elevando por encima del millón el número de empleos creados en dos años.

Pero la tasa de desempleo, pese a caer casi tres puntos, se mantiene muy elevada, en el 20,9% de la población activa, y es la cicatriz más evidente de la profunda crisis vivida entre 2008 y 2013, que disparó la desigualdad social en el país.

Habrá que esperar a la publicación de las cifras definitivas del PIB a finales de febrero para saber si España recuperó su nivel previo a la crisis. En 2008, era de 1,11 billones de euros, contra los 1,05 billones en 2014.

Según el Banco de España, la economía se benefició del "dinamismo" del consumo interior, tanto de empresas como de hogares. En 2014, los españoles volvieron a gastar, a comprar vehículos y bienes de consumo. Las empresas respondieron con mayores inversiones para hacer frente a esa demanda.

Otro pilar de esta recuperación está siendo el sector turístico, que representa un 14% del PIB y bate récords de visitantes año tras año. España, tercer destino mundial después de Francia y EEUU, atrajo el año anterior a 68,1 millones de turistas extranjeros.

- La incógnita política -

La cuarta economía de la eurozona debe mantener este impulso en 2016, según las previsiones del Banco de España. Pero el crecimiento debería ralentizarse al 2,8%, según esta institución, y los economistas advierten de que los vientos podrían soplar con menos fuerza para España.

Actualmente, el país se beneficia de los bajos tipos de interés propiciados por las políticas del Banco Central Europeo, de la depreciación del euro frente al dólar, que impulsa las exportaciones, y del desplome del precio de los carburantes, ya que un 70% de su energía es importada.

Pero, en 2016, el contexto internacional parece menos favorable y el Fondo Monetario Internacional teme incluso un descarrilamiento de la economía mundial a causa de la ralentización de China y la tendencia negativa de las economías emergentes.

"La economía española depende sobre todo de cómo evolucione la zona euro" y sus principales socios comerciales, como Francia y Alemania, recuerda Josep Comajuncosa, profesor de la escuela de negocios Esade. Además, padece una caída de los precios del consumo casi continuada desde el verano de 2014.

La situación política en España constituye otra incógnita. El país sigue sin nuevo gobierno tras las elecciones generales de diciembre pasado, que dejaron un Congreso muy fragmentado y sin mayorías claras.

Los cuatro principales partidos, el PP, el PSOE, el izquierdista Podemos y los liberales de Ciudadanos no consiguen cerrar ningún acuerdo. La incertidumbre crece y los principales bancos del país, Santander y BBVA, alertaron esta misma semana de que se están paralizando las inversiones.