labolsa.com

Regístrate gratis

Pemex vende su participación en Repsol poniendo fin a meses de desencuentros

Mostrar calendario

2019

Octubre

Anterior

L M M J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31
Ver histórico
05 JUN 2014 | 03:40:49 h | Fuente: AFP

Tras más de 25 años como accionista de Repsol, empañados en los últimos meses por un enfrentamiento creciente, la petrolera pública mexicana Pemex vendió este miércoles casi la totalidad de su participación en el grupo español, una decisión que según Madrid no afecta a las relaciones entre España y México.

La operación fue rápida: el martes por la noche se inició el proceso de venta, a través de los bancos Citigroup Global Markets y Deutsche Bank, y concluyó el miércoles por la mañana con la venta del 7,86% que tenía en Repsol a inversores cualificados por 2.092 millones de euros.

La decisión del grupo mexicano "obedece a la baja rentabilidad de las acciones", así como a las "diferencias con sus prácticas de gobierno corporativo y a que no se materializaron los beneficios mutuos que Pemex esperaba de la alianza industrial" de hace dos años, explicó desde México el director de la compañía Emilio Lozoya.

Pemex prácticamente liquida así la participación del 9,3% que tenía en el grupo español.

En la Bolsa de Madrid, la acción de Repsol perdió 3,62% a 20,11 euros. La caída se debe a que la venta del 7,86% se realizó por debajo del valor del mercado, unos 2.200 millones de euros, que tenía la acción de Repsol al cierre de la Bolsa de Madrid el martes (20,865 euros).

Pero para Repsol es una excelente noticia ya que las relaciones con su accionista histórico, que reclamaba más poder de decisión, se habían deteriorado en los últimos meses.

"Si no puedes tener la participación que te gusta en los órganos de dirección, lo mejor es salir de la empresa", comentó a Radio Nacional el secretario de Estado para América Latina, Jesús Gracia.

Aunque la venta se produce unos días antes de la primera visita oficial a España del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, el secretario de Estado aseguró que no tendrá consecuencias en las relaciones entre los dos países.

"Le puedo asegurar que no plantea ningún problema en la relación bilateral", dijo Gracia Aldaz, quien recordó que hay "una excelente relación con México", dijo.

- Un accionista muy crítico -

Según una fuente cercana al caso, "Pemex quería tener un poder en Repsol que no les correspondía a su 10%", pero tampoco quería lanzar una oferta pública de compra (OPA) para hacerse con el control.

Lozoya había proferido duras críticas contra el presidente de Repsol, Antonio Brufau, por su gestión del conflicto con Argentina tras la nacionalización en 2012 del 51% de sus acciones en la petrolera YPF.

El acuerdo de compensación negociado con Buenos Aires, que permitió la salida rápida de Repsol del país sudamericano en las últimas semanas, a cambio de 6.300 millones de dólares (4.600 millones de euros) ha supuesto una clara victoria para Brufau, cuya cabeza llegó a estar en juego.

"Yo creo que nadie esperaba que fuera tan fácil para Repsol cobrar la indemnización de Argentina" y la gestión de Brufau de esa crisis "fue muy buena", recuerda Daniel Pingarron, analista de IG Markets.

Al final, "Pemex, que tenía otras intenciones para gestionar la empresa, ha arrojado la toalla", explicó antes de recordar las "fuertes divisiones" que había hasta ahora en el consejo de administración y que la salida del mexicano "puede ser positiva a medio plazo".

"La salida de Pemex podría permitir recuperar la estabilidad y la paz accionarial a la compañía, lo que nos parece positivo", considera la analista Sonia Ruiz de Garibay, de Beka Finance, en una nota.

"En el medio plazo, pensamos que la salida de Pemex es favorable ya que suponía un punto de inestabilidad en su accionariado que se habría eliminado", opinaron los analistas de Bankinter.

El gigante petrolero español mantiene ahora como principales accionistas al banco catalán La Caixa (11,8%), el grupo de construcción Sacyr (9,2%), el fondo soberano singapureño Temasek (6,2%) y el fondo estadounidense Blackrock (3%).