labolsa.com

Regístrate gratis

Banco de Valencia casi triplicó su tasa de morosidad en 2011, hasta el 14,84%

Fuente: Europa Press
Banco de Valencia, entidad intervenida por el Banco de España, registró una tasa de morosidad del 14,84% a cierre de 2011, lo que supone casi triplicar el índice alcanzado en el ejercicio precedente (5,87%), tras acumular 84,4 millones de euros en nuevos créditos fallidos, según ha informado la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El banco, cuyos administradores fueron sustituidos de forma provisional el pasado 21 de noviembre por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), elevó así el saldo total de créditos fallidos a 613,24 millones de euros, un 7,71% más. La morosidad de la entidad a cierre de 2009 era sólo del 3,83%.

En concreto, Banco de Valencia contaba con 2.947 millones de euros de préstamos concedidos en riesgo de no ser recuperado, para los que disponía de unas provisiones para insolvencias de 1.479 millones. Es decir, el índice de cobertura de morosos alcanzaba el 50,17% a cierre del ejercicio.

"Cualquier cambio adverso que afecte a la economía española es probable que tenga un impacto negativo en la cartera de productos, así como en la situación financiera, resultados y flujos de caja", advierte la entidad en su folleto continuado.

Banco de Valencia, que cerró el ejercicio 2011 con unas pérdidas de 886,8 millones de euros frente a las ganancias de 67,1 millones de euros registradas un año antes, tiene una financiación destinada a actividad de construcción y promoción inmobiliaria que representa el 27,56% del crédito concedido al sector privado. Las provisiones y garantías para cubrir estos préstamos asciende al 78,3%.

Cuando el Banco de España decidió intervenir el Banco de Valencia, el FROB inyectó 1.000 millones a través de una ampliación capital y concedió una línea de crédito de 2.000 millones de euros, con el fin de fortalecer su capital y garantizar su liquidez.

A fecha de 10 de febrero, la entidad ha dispuesto de 850 millones de euros de la línea de crédito ofrecida por el Banco de España para hacerse con liquidez. Así pues, Banco de Valencia ha utilizado un 42,5% de la línea de crédito que puso a su disposición el Estado.

MÁS DE 1.200 MILLONES POR LA REFORMA.

La entidad, participada en un 39% por BFA (matriz de Bankia), ha cuantificado en 1.252 millones de euros el impacto de la reforma financiera aprobada por el Gobierno el pasado 3 de febrero. En concreto, las provisiones que deberá destinar para cumplir con el decreto ascienden a 823 millones y el colchón de capital exigido a 428 millones.

Ahora bien, precisa que los administradores provisionales del FROB supeditan el efecto final de la reforma a la solución que se decida sobre el proceso de reordenación del grupo Banco de Valencia.

En cuanto a las exigencias de recursos propios, el banco cuenta con un déficit de 585,8 millones de euros, pues computa unos recursos propios que alcanzan los 700,9 millones, pero prevé resolver esta situación una vez que se ejecute la ampliación de capital por 1.000 millones comprometida por el Banco de España.