labolsa.com

Regístrate gratis

AM.Gobierno vasco acusa a Urkullu de lanzar torpedo a la línea de flotación de las finanzas vascas y pide que rectifique

Mostrar calendario

2014

Septiembre

Anterior

L M M J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30
Ver histórico
07 FEB 2012 | 15:40:14 h | Fuente: Europa Press
El consejero de Economía y Hacienda del Gobierno vasco, Carlos Aguirre, ha acusado al presidente del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, de poner en riesgo la "estabilidad presupuestaria" del Ejecutivo y de "lanzar un torpedo en la línea de flotación de las finanzas vascas, sin ningún fundamento", ya que el Ejecutivo contaba a 31 de enero de este año con una liquidez superior los 1.100 millones.

Aguirre ha explicado que el motivo de su comparecencia en la rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno es "poner fin a una campaña de insidias sobre la solvencia del Gobierno vasco", en referencia a las declaraciones del presidente del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, quien la semana pasada reveló que su partido había recibido una llamada "desesperada" de Gobierno vasco para pedirle ayuda con el fin de encontrar soluciones o nuevas vías con las que inyectar recursos extraordinarios "a las vacías arcas gubernamentales".

Según ha denunciado el titular de Economía, "en los últimos días se ha orquestado una campaña de desprestigio que ha dañado la imagen del país y que ha puesto en riesgo su credibilidad exterior". "No sé lo que buscan, ¿que los vascos tengamos que pagar cada vez más cara la deuda pública?", se ha preguntado.

Aguirre ha afirmado que "toda duda sobre la situación y la solvencia de una institución pone en marcha ataques durísimos que al final dañan los intereses de un país" y ha acusado a Urkullu de lanzar "una bomba mediática que genera incertidumbre y desconfianza en la ciudadanía y en las empresas, y que ha producido un enorme daño a la solvencia exterior de Euskadi".

Para el consejero de Economía, las declaraciones del presidente del PNV son una "enorme irresponsabilidad" y "muy frívolas", ya que "ponen el riesgo la estabilidad presupuestaria del País Vasco y el esfuerzo colectivo para mantener la reputación de la economía vasca".

SIN FACTURAS EN EL CAJÓN

Por otro lado, ha defendido que la liquidación del presupuesto del año 2011 incorpora todos los gastos, por lo que "no hay facturas en el cajón ni gastos desplazados", ya que las cuentas que se presentan para el próximo año "están libres de cualquier carga o servidumbre". "Quien diga lo contrario miente", ha indicado.

En concreto, ha afirmado que a 31 de diciembre, la suma de saldo de las cuentas del Gobierno era de 648,7 millones de euros y el 31 de enero de 627,7 millones de euros, una cantidad "normal" a la que se deben sumar las cuentas de tesorería de las empresas y sociedad públicas que actualmente se encuentran alrededor de los 514 millones de euros, sin recibir la primera aportación del año que se realiza a principios de febrero, lo que supone una liquidez superior a los 1.100 millones de euros.

Respecto al nivel de endeudamiento del País Vasco, Aguirre ha afirmado que es "el más bajo" entre las Administraciones españolas con alrededor de 4,7 puntos de PIB, "por debajo de la media" y con gastos financieros derivados de la deuda que representan "poco más del 2 por ciento del presupuesto", lo que supone "una situación de holgura clara".

Aguirre ha hecho referencia a la colocación de la última remesa autorizada por el Consejo de Ministros por un importe de 276 millones de euros para afirmar que "gracias a Dios se hizo antes de estas declaraciones, porque no se sabe qué podría haber pasado a posteriori".

El consejero de Economía ha explicado que espera disponer de 1.160 millones de euros de saldo de tesorería acumulado, más 276 millones de la deuda recientemente colocada, y 440 millones de una primera autorización de endeudamiento del año 2012, que se sumarán a las aportaciones de febrero, abril y junio de las diputaciones que suponen alrededor de 4.250 millones de euros.

Por ello, ha aclarado que teniendo en cuenta el presupuesto del año pasado, que con un presupuesto mayor que el actual se pagaron 5.200 millones de euros, por lo que si se tiene previsiones de ingreso de 6.120 millones y unas previsiones de pago de 5.000 millones, existe un margen de 900 millones. "Hay margen, no sé porqué el PNV ha entrado en esto cuando conoce estas cifras", ha lamentado.

PROBLEMAS HEREDADOS

El titular de Economía ha criticado que los actuales problemas se generan del presupuesto del año 2009, heredado del anterior Gobierno vasco del PNV, ya que "se genera un desajuste entre ingresos y gastos de 2.600 millones de euros, desajuste que nos está costando remontar". "No es verdad que el Gobierno vasco haya gastado de forma descontrolada", ha insistido.

Según ha detallado, el presupuesto actualizado para el ejercicio 2011 es de 10.773 millones de euros y ha avanzado que aunque no está cerrada aún la liquidación, el Gobierno vasco ha conseguido "un ahorro extraordinario" de 600 millones de euros.

Sin embargo, la adelantado que la previsión de ingresos que acordó el Consejo vasco de Finanzas Públicas en octubre de 2010 para elaborar los presupuesto del año 2011 fue de 12.500 millones de euros, mientras que la liquidación final del año 2011 es de 11.480 millones, lo que supone mil millones menos de los inicialmente previstos. "No está cerrada la contabilidad, pero la caída de ingresos va a hacer que sobrepasemos el déficit previsto en un 1,3 por ciento", ha explicado.

Según ha aseverado, es "falso" que el Gobierno vasco tenga problemas de liquidez y de tesorería, y ha informado de que entre el 12 y el 31 de diciembre se realizaron 18.910 operaciones de pago por un importe total de 1.116 millones de euros, mientras que el pasado mes de enero se realizaron 7.219 operaciones por un valor de 335 millones de euros. Además, ha desmentido que se haya realizado una "paralización" de los pagos de farmacia.

TENSIONES EN LA DEUDA

"No puede pretender desgastar al Gobierno vasco poniendo en riesgo el país y llegar al poder al precio de generar tensiones en la deuda pública vasca y de cerrar aún más los créditos a las empresas y familias. No puede intentar tumbar al Gobierno desde la oposición al precio de hacer pagar a toda la ciudadanía y poner en riesgo la reputación de la economía vasca", ha defendido.

Por ello, ha pedido una rectificación pública de sus declaraciones "para que la sociedad vasca no tenga que pagar su frivolidad" y ha acusado a los jeltzales de "utilizar el autogobierno y la autonomía fiscal vasca, no para ayudar a las familias, empresas y economía, sino para asfixiar las cuentas públicas de Euskadi".

El consejero de Economía ha explicado que en los mercados financieros uno de los factores básicos es "el riesgo reputacional" que "resulta fundamental para conseguir mejores precios y condiciones", lo que, a su juicio, ha querido "destrozar" el PNV "lanzando un torpedo sin ningún fundamento a la línea de flotación de las Finanzas vascas".

Asimismo, ha rechazado las comparaciones de Euskadi con Grecia porque "no tenemos nada que ver" y ha insistido en que "no hay riesgo de quiebra inminente" porque el País Vasco cuenta con unas empresas y administraciones "muy bien gestionadas".

Sin embargo, ha reconocido que la bajada de ingresos pone en riesgo la estabilidad de las cuentas públicas y no el descontrol del gasto por parte del Gobierno vasco, y ha recordado que el lehendakari, Patxi López, ha defendido "prácticamente durante toda la legislatura", la necesidad de revisar la fiscalidad vasca.

Finalmente, ha aclarado que el Gobierno vasco planteó a Urkullu "revisar" la fiscalidad para "ayudar" a la economía vasca y a las familias, y elaborar entre las tres diputaciones forales y el Ejecutivo un único plan de lucha contra el fraude para mejorar la recaudación. "Estamos esperando su respuesta", ha concluido.