labolsa.com

Regístrate gratis

Editorial

EFECTO EN EL CRECIMIENTO DE LA APRECIACIÓN DEL EURO

Europa Press el 04 de Agosto de 2004, 13:50.
Una apreciación del tipo de cambio del euro como la iniciada en 2002 resta aproximadamente un punto al crecimiento del PIB en los dos últimos años, según las simulaciones realizadas por el Servicio de Estudios del Banco de España.

Según el estudio, elaborado por Angel Estrada y Javier Torres, la revalorización efectiva del euro en el periodo 2002-2003 fue de un 14,4% en términos nominales, y se tradujo en una apreciación del componente nominal de los índices de competitividad españoles del 0,9% en 2002 y del 3% en 2003, dando lugar a un considerable deterioro de la competitividad-precio de la economía española.

El modelo de simulación del Banco de España predice que ante una perturbación de estas características, con una apreciación del euro de idéntica magnitud a la que se produjo en 2002 y 2003, cabe esperar una reducción del PIB y de los precios respecto a sus niveles en ausencia del 'shock'.

La apreciación del euro supone, según el Banco de España, una reducción de los precios de exportación de los países que no pertenecen a la Unión Monetaria, lo que induce a una disminución de las exportaciones en términos reales (3,13 puntos en el segundo año).

Los precios de las importaciones también se reducen, dando lugar a una sustitución de producción nacional por producción importada.

La menor presión de la demanda lleva a las empresas a reducir su producción y su demanda de factores productivos (capital y trabajo).

Como consecuencia de ello, la reducción del empleo (0,77 puntos en los dos años) produce una caída de la renta disponible de los hogares (0,13 puntos el segundo año) y un ajuste a la baja del consumo privado (0,08 puntos) y de la inversión residencial.

La menor demanda supone una reducción de la formación bruta de capital fijo respecto al escenario central (0,72 puntos el segundo año) y en términos de crecimiento del PIB, las desviaciones sobre el escenario base son de 1,03 puntos (-0,21 en 2002 y -0,82 en 2003).

En cuanto a los efectos sobre la inflación, la reducción de los precios de importación induce una disminución del deflactor del consumo privado, que reduce la presión salarial, con lo que el IPC disminuiría 0,84 puntos (0,13 en 2002 y 0,71 en 2003).

Asimismo, el déficit público aumentaría 0,42 puntos en diferencias absolutas como porcentaje del PIB, asociado al funcionamiento de los estabilizadores automáticos.

PERTURBACION DE LA POBLACION EN EDAD DE TRABAJAR.


Por otra parte, el Banco de España hace otra simulación con un aumento de la población en edad de trabajar motivado por el incremento de la inmigración como el registrado desde 2001 (35% en promedio anual), prediciendo ante ello un mayor aumento del PIB (0,19 puntos en 2003) y un menor aumento de los precios (medio punto).

El crecimiento de la población en edad de trabajar se ha desacelerado en los últimos tres años, pero dicha desaceleración hubiera sido aún mayor sin el considerable aumento de la población inmigrante, que ha pasado de representar el 1,2% del total en edad de trabajar a principios de 2000, al 3,8% a principios de 2004, según datos de la EPA.

El efecto más inmediato del fenómeno migratorio es el incremento de la población activa (0,63 puntos en 2001, 1,33 en 2002 y 2,51 en 2003) o de la oferta de trabajo, que induce una elevación en el número de desempleados (0,55, 1,13 y 2,11, respectivamente).

Al haber más individuos buscando empleo, se generan presiones a la baja sobre los salarios (-0,8 puntos en 2003), con lo que disminuyen los costes laborales de las empresas (-0,79), que reaccionan reduciendo sus precios de producción y sustituyendo capital por empleo.

De esta manera, comienzan a absorber el exceso de oferta de trabajo. A su vez, la reducción de los precios de producción hace que aumente el poder adquisitivo de los trabajadores.

Además, al haber más personas trabajando, la renta disponible de los hogares es superior en términos reales (0,24 puntos), lo que estimula su demanda de bienes de consumo y la compra de viviendas.

En el caso concreto de bienes de consumo, una parte de esta mayor demanda interna se filtra al exterior a través de las importaciones, y otra parte incrementa la demanda percibida por las empresas nacionales, que también se ve estimulada por el aumento de la demanda externa que se deriva de la reducción de los precios de exportación.

Para poder satisfacer esta mayor demanda, las empresas incrementan sus dotaciones de factores productivos, con lo que tanto la inversión (0,08 puntos) como el empleo (0,20 puntos) se elevan con respecto al escenario en el que no se produce esta perturbación.