labolsa.com

Regístrate gratis

Editorial

EFECTOS DEL PRECIO DEL PETRÓLEO EN EL CRECIMIENTO

Europa Press el 19 de Febrero de 2003, 12:59.
El mantenimiento del precio del barril de petróleo en niveles superiores a los 30 dólares a lo largo de este año, similarea a los que registra en este momento, tendría consecuencias negativas tanto para el crecimiento económico español, que se reduciría en tres décimas, como para la evolución de la inflación, que aumentaría en este mismo porcentaje, según los analistas consultados por Europa Press.

Los expertos explican que el temor a un conflicto bélico en Irak ha supuesto ya un aumento del precio del petróleo por encima de los 30 dólares el barril, y, de concretarse esta situación prebélica y prolongarse en el tiempo, el PIB español vería recortado en tres décimas su crecimiento, lo que dificultaría enormemente que se situase por encima del 2 por ciento en el conjunto del año.

Además, un aumento prolongado del precio del petróleo se terminaría trasladando a los precios energéticos, lo que provocaría, a su vez, un aumento de la inflación, que se situó en el 3,7 por ciento en tasa interanual en enero.

En concreto, los analistas consideran que un barril de petróleo a 30 dólares conllevaría un aumento de tres décimas de la inflación, con lo que acabaría el año en tasas superior al 3 por ciento.

Estos datos difieren de forma considerable de las previsiones macroeconómicas contenidas en los Presupuestos Generales del Estado de 2003, que prevén un crecimiento económico del 3 por ciento y una inflación en torno al 2 por ciento, bajo un escenario de 25 dólares el precio del barril de crudo.

El Instituto de Estudios Económicos indica que el encarecimiento del crudo como consecuencia de una posible guerra afectará más a la economía española que a otras economías mundiales porque España es un país más dependiente del petróleo.

No obstante, considera que el impacto de este aumento del precio será "transitorio y limitado", ya que no contempla que, en caso de producirse un conflicto bélico, éste se prolongue durante mucho tiempo.

Además, señala que, aunque sea una guerra larga, el aumento del precio del petróleo se podrá compensar tanto con aumentos de la producción por parte de la OPEP, como por la apreciación del euro frente al dólar.

Por el contrario, considera que la incertidumbre en las expectativas de los agentes económicos es el principal riesgo que puede aportar la guerra a la economía española.

En esta misma línea, Analistas Financieros Internacionales señala que un precio del barril de crudo por encima de los 30 dólares mantenido en el tiempo colocaría el crecimiento económico de España por debajo del 2 por ciento en 2002, mientras que la inflación internual superaría en varias décimas el 3 por ciento.

Para la consultora, la posibilidad del conflicto bélico podría perjudicar de forma importante los síntomas aparecidos de recuperación de la economía española y tendría una consecuencia muy negativa para el ciclo económico, ya que se produciría menos crecimiento económico con más inflación.

Por su parte, el Servicio de Estudios del BBVA estima que un aumento del precio del petróleo provocaría dos ó tres décimas menos de crecimiento económico y un repunte de la inflación en esta misma cuantía, aunque recuerda que la apreciación del euro sobre el dólar, que estima en un 8 por ciento, compensará, en parte, este incremento.

Así, explica que la subida del crudo se trasladaría directamente al IPC a través de los precios energéticos, mientras que la menor confianza de los agentes económicos y el aumento de los costes productivos, como consecuencia de la subida del precio del petróleo, restarían varías décimas al crecimiento económico, que apenas superaría el 2 por ciento.