labolsa.com

Regístrate gratis

Editorial

IMPACTO PARA LAS BOLSAS

Europa Press el 06 de Noviembre de 2000, 16:42.
Como puede apreciarse al comparar las diferentes interpretaciones sobre qué uso se le daría al superávit, la política de Bush es muchísimo más expansiva que la de Gore, en cuanto que aumenta el poder de compra de las familias y por tanto el consumo privado. Además, invierte por completo el uso de la política fiscal, que hasta ahora es muy restringida, para convertirla en una herramienta para estimular la economía. Mientras tanto, la política monetaria, que trata de regular la velocidad de crecimiento con mayores o menores tipos de interés, tendrá que compensar al estímulo fiscal subiendo el coste del crédito para así actuar como freno a la actividad.

Los mercados de bonos van a preferir la opción de Gore, pues favorece una economía saneada. Actualmente, los inversores opinan que EEUU ya está creciendo al máximo que su potencial le permite, lo cual equivale a decir que un plan expansivo como el que Bush propone añadiría aún más presiones sobre los precios.

Por supuesto, los mercados de deuda tendrán más razones para subir, pues la opción de Gore acentúa las recompras de deuda que ya comenzaron en la época de Clinton, y que han impulsado los activos de renta fija.

Aunque la victoria de Gore sería más bienvenida a nivel macroeconómico, es importante no olvidar que Al Gore tiene pocas posibilidades de obtener la mayoría en el Congreso, lo cual va a suponer un freno a la ejecución de su programa. Tampoco convence entre los más liberales la sensación de que Gore va a intervenir mucho más sobre la economía. A primera vista, hay cuatro industrias que se verán perjudicadas si gana el compañero de partido de Bill Clinton: la farmacia, dado que Gore pretende extender el sistema Medicare, lo cual implica que los precios de las medicinas estarían regulados. La defensa, pues Gore pretende destinar menos gasto a defensa que Bush. Tabaco, donde Bush no tiene tanto interés en impulsar los juicios contra tabaqueras. También aumentaría la intervención sobre la industria del Gas y Petróleo .

En cuanto a los valores tecnológicos, en nuestra opinión se verán indudablemente beneficiados por una victoria de Bush Jr. Varias son las razones: en primer lugar, las acciones tecnológicas son muy cíclicas, y como tales se verán beneficiadas por el impulso a la economía, aún con el riesgo de que éste resulte inflacionista. Además, por todos es sabido que Gore va a resultar mucho menos condescendiente en el juicio antimonopolio de Microsoft, mientras que Bush ha declarado que apoyará la compañía...

La conclusión es clara: si gana Gore, habrá que comprar bonos, y si gana Bush.... de vuelta a las acciones.