labolsa.com

Regístrate gratis

Editorial

COMPRAR CUANDO TODO VA MUY MAL.

Europa Press el 09 de Noviembre de 2001, 18:40.
El 99% de los datos que vamos conociendo hablan de un pasado y presente muy malo para los motores económicos del mundo (EE.UU. y Alemania), con crecimiento cero si no reducción de la actividad económica.

Sin embargo son muchos los expertos en el tema que confían en la efectividad de las medidas anti crisis que están aplicando las Autoridades (esta semana hemos visto dos ejemplos en EE.UU. y Europa) y consideran que esta triste situación no va a durar más allá de los próximos seis o nueve meses... ¿Es esto probable?

La verdad es que a la luz de los pocos datos que hablan del futuro (básicamente los de confianza de consumidores y empresarios) no es en ningún modo previsible una rápida recuperación...

El único "indicador adelantado" que parece empezar a dar señales de optimismo es la propia bolsa, aunque en mi particular opinión los niveles en los que se encuentra actualmente (tras la recuperación de las últimas semanas) siguen reflejando una muy alta prima de riesgo: la bolsa no está hablando todavía del fin de la crisis, de momento sólo ha dejado de hablar de "la terrible catástrofe que nos espera" para empezar a hablar de "lo malo que nos espera".

En nuestro foro sin embargo cada vez surgen más voces optimistas, y lo cierto es que en él abundan los inversores con mucha experiencia a sus espaldas: parecen con ello estar aplicando la teoría de que el mejor momento para comprar en bolsa es cuando todo parece ir pésimamente... teoría perfectamente válida para el largo plazo que sería válida a corto plazo si efectivamente la recuperación no estuviera lejos.

Por mi parte no veo ninguna señal clara de ello y por eso considero que la consigna debería de ser de máxima prudencia; en justicia sobre las opiniones bajistas en el foro hay que decir que, como las meigas, haberlas haylas, pero ciertamente se dejan oír mucho menos últimamente que las contrarias.

En la bolsa española tenemos que destacar cómo la mayoría de las grandes empresas aún no han notado (o sólo de refilón) este parón de la actividad, y si las previsiones de los optimistas son ciertas quizá no lo lleguen a notar nunca.

El gran impulsor del Ibex 35 esta semana ha sido el Grupo Telefónica, en gran medida por su filial de móviles que publicaba unos resultados espectacularmente buenos. No tan buenos eran los de Terra (muchos expertos los califican de "mediocres" tirando a positivos), y no obstante ha cerrado la semana como la mejor del Ibex 35. Por sus buenos resultados tenemos que destacar también a Jazztel.

Por último destacamos una vez más cómo la crisis económica no ha frenado los ánimos emprendedores de muchas compañías, y con ello sigue la animación en el ámbito de movimientos corporativos: la OPA sobre Filo, las compras de Abengoa en EE.UU. o la confirmación de la apuesta por las telecomunicaciones de Endesa, Unión Fenosa y el Santander Central Hispano son algunas pruebas de ello.

Para la semana que viene tenemos dos citas muy importantes en el ámbito económico, ambas desde EE.UU: el miércoles conoceremos las Ventas al por Menor de Octubre hablarán sobre el ánimo de los consumidores (se espera un recuperación del 2%, esperemos que se haga realidad) y el viernes la situación de la Industria en el mismo mes (producción industrial y porcentaje de utilización de la capacidad productiva, para las que se esperan registros de -0.9% y 74,7% respectivamente).

Por mi parte pienso que no será una clave importante en la situación actual, pero en EE.UU. se viene hablando últimamente con temor del paralelismo de su situación económica con la de Japón, y por ello quizá no convenga perder de vista los datos de I.P.C. el viernes: de hecho el consenso de los analistas espera una caída del 0,1%, es decir, un registro de deflación.

Principales noticias de la semana