labolsa.com

Regístrate gratis

Editorial

ESPECULADORES, ¿HÉROES O VILLANOS?

Europa Press el 07 de Septiembre de 2001, 18:25.
Especular: Se trata de una actuación que pretende obtener beneficios por las diferencias previstas en las cotizaciones, basándose en las posiciones tomadas según la tendencia esperada. El especulador pretende maximizar su beneficio en el menor tiempo posible, minimizando la aportación de fondos propios. Especular significa observar (latín specere = mirar, contemplar), y un especulador observa los movimientos de precios de los valores, para obtener la mencionada ganancia.

Después de presentarles de forma teórica y formal quién es un especulador y qué es lo que hace, hablaremos sobre un fuerte debate que se está manteniendo entre la comunidad financiera, y al que se apuntan la clase política, organizaciones no gubernamentales y los diferentes agentes sociales que componen las sociedades occidentales desarrolladas.

Por lo general, un especulador es lo que al principio les he definido, pero en la vida real, como en todo hay una serie de protagonistas que son conocidos por sus operaciones especulativas a lo largo de la historia bursátil. Usted o yo podemos ser un especulador, basta con apostar en un valor que creemos que va a subir e invertir en el, para después vender y ganar la diferencia.

A lo que me refiero es a los verdaderos especuladores profesionales, a los que están las 24 horas del día pendientes del mercado y buscando ocasiones para especular. Se dedican profesionalmente a ello, y si no aciertan, no comen.

Pero la labor que realizan ¿es moralmente correcta? Con el poder que tienen estos especuladores internacionales, pueden crear inestabilidades en países pequeños o con monedas débiles con las consecuencias negativas que ello acarrea. A lo largo de la historia de los mercados hemos tenido numerables ejemplos, como por ejemplo el de uno de los especuladores internacionales más conocidos llamado George Soros, que es frecuentemente acusado de especulador con capacidad para deshacer la economía de un país en beneficio propio, y también de detonar la crisis cambiaria en el sudeste asiático, en 1997; lo hace, al menos, Mahathir Mohamad, primer ministro de Malasia.

La globalización y liberalización de los mercados, ha permitido que cualquier inversor mueva sus capitales por el mundo, buscando la más clara oportunidad de rentabilidad. De ahí las críticas que reciben por parte de organizaciones antiglobalización, ecologistas y partidos políticos de izquierdas, que acusan a los especuladores de lucrarse a costa de empobrecer a los demás, no de invertir en puestos de trabajo ni inversiones a largo plazo sino de jugar con los capitales para su propio provecho de forma insolidaria.

Sin embargo no todo el mundo piensa que la función de los especuladores es mala. La gran mayoría de economistas piensa que ninguna "mano" puede mover el mercado de manera considerable sino que este se mueve en base a una serie de leyes del mercado, una especie de leyes de la naturaleza. Los especuladores actúan como aceleradores de procesos simplemente, con lo que ayudan a ajustarse los mercados de manera más rápida y eficiente.

Según estos economistas, la especulación es muy positiva para el buen funcionamiento del mercado, dotando al mismo de mayor grado de liquidez y estabilidad, así como de un mayor grado de amplitud, flexibilidad y profundidad en la cotización de los contratos.

Al final, y sin ponerse las dos partes de acuerdo, seguiremos inmersos mucho tiempo en este debate, que no sólo encierra el comportamiento de unos individuos determinados sino que detrás de este debate se esconde la eterna pelea de las opciones del libre mercado o el mercado regulado. La polémica está servida y por mucho tiempo.