labolsa.com

Regístrate gratis

Editorial

INICIO DE LAS CRISIS CAMBIARIAS EN LAS ECONOMIAS EMERGENTES.

Europa Press el 07 de Septiembre de 2001, 18:11.
En octubre de 1997 los "tigres asiáticos", países que experimentaron un crecimiento milagroso sin precedentes a la sombra del Japón de los años 70 y 80, como son Tailandia, Indonesia, Corea del Sur, Malasia, Singapur, Taiwán y Hong Kong sufrieron una crisis financiera que originó una fuerte fuga de capitales y la devaluación de sus monedas.

A la hora de analizar las causas de las crisis monetarias de estos países del sudeste asiático así como de observar el desarrollo que tuvieron, podemos observar que la especulación tuvo un papel fundamental como acelerador de la aparición de las crisis.

En principio, las crisis cambiarias podemos dividirlas en tres fases, que nos explican el desarrollo y el porqué de los acontecimientos que se dieron en aquellas economías hace ya cuatro años.

DETERIORO DE LOS BALANCES

A principios de los años 90, los "tigres asiáticos" adoptaron una serie de medidas liberalizadoras para el conjunto de sus economías, aplicándose con un mayor acento en el sistema financiero, y levantándose las restricciones que existían en dicho sistema.

Al mismo tiempo, los gobiernos de estos países aplicaron políticas de privatizaciones de empresas del sector público con lo que el sistema financiero se expandió aumentando el número de créditos concedidos sin ningún control riguroso. Este fenómeno, se vio reforzado con la entrada de capital exterior, seducido por la alta rentabilidad que ofrecían estas economías.

El verdadero problema que se estaba gestando en estas economías era la forma en que se estaban concediendo los préstamos; no se valoraba adecuadamente el riesgo asumido por parte de los prestatarios y el sistema financiero carecía de una regulación, un agente supervisor. Este hecho originó la existencia de un problema de información asimétrica.

El papel del capital exterior en las economías emergentes tuvo también su papel protagonista. Estos países experimentaron grandes crecimientos, el sistema financiero ya estaba liberalizado y los rendimientos del capital eran también muy altos. Por ello, se produjo un flujo masivo de capitales hacia estos países no sin una cierta garantía por parte de los gobiernos de los "tigres", de las instituciones financieras internacionales y de los bancos centrales de estos países, que adoptaron un tipo de cambio fijo frente al dólar, política que actualmente mantiene Argentina con su peso.

La crisis financiera tuvo su origen en Tailandia, que tras 10 años de altos crecimientos (hasta un 8%), sus exportaciones empezaron a decaer, los beneficios de las empresas eran menores, las deudas se amontonaron y la incertidumbre se adueñó del mercado. Se produjo una situación de selección adversa y riesgo moral con la consecuencia de que los bancos tuvieron más dificultades para señalizar a los agentes y la viabilidad de las inversiones para las cuales concedían los préstamos. A esto añadimos los problemas que se dieron tras los desplomes de los mercados bursátiles.

El sector privado de estas economías tenía un apalancamiento financiero elevado y la crisis del sistema financiero se trasladó al sector no financiero, a la economía real. Rápidamente, todas las economías de similares características se contagiaron y vieron como los problemas de Tailandia sucedían también en sus economías de forma parecida.


Puedes seguir leyendo: DESENLACE DE LAS CRISIS CAMBIARIAS EN LAS ECONOMIAS EMERGENTES