labolsa.com

Regístrate gratis

Editorial

MERCADO GLOBAL DE 24 HORAS ¿REALIDAD O FICCION?

Europa Press el 10 de Agosto de 2001, 17:12.
¿Se imaginan un mercado bursátil a nivel mundial, abierto las 24 horas del día, en el que intervengan inversores de todos los lugares del mundo y se aseguren los mejores precios, ofertados y demandados, desde cualquier punto del planeta y al mejor precio posible? Pues este es la idea de bolsa que los mercados bursátiles están barajando para un tiempo no muy lejano.

Junto al proceso de globalización que esta sufriendo el mundo financiero y la supresión de las barreras comerciales de los países, es indudable que surja la idea de crear instituciones económicas a nivel global, que consigan una mayor eficiencia, mayores posibilidades de elección a un mejor precio, y una regulación y supervisión más efectiva.

En este contexto, el mercado de valores de renta variable, pieza clave en la economía de mercado de nuestros días, no elude su propia transformación hacia un modelo que se ajuste a las circunstancias que demandan los agentes económicos de todo el mundo.

Esta creación de un mercado global nace principalmente de la idea de conseguir un mercado con valores de todos los mercados mundiales, muy líquidos, y donde los costes de transacción sean mínimos, en contraste con el actual panorama mundial. Ya se sabe, cuanta mayor liquidez en el mercado, menor será la volatilidad que afecte al mismo y a cada uno de sus valores.

De todas maneras, no se piensen que en este tema las bolsas están de acuerdo en una unión fraternal en la que todas las bolsas del mundo participen y solamente vayamos a conocer una única bolsa mundial. En este proyecto, (como en casi todo) participan dos bloques, dos grupos de mercados bursátiles, enfrentados en conseguir la primera bolsa mundial con mayor volumen de contratación y capitalización, que goce de la mayor liquidez posible.

Por un lado está el proyecto de alianza llamada Globalix (Global International Exchange) que estará compuesta por la Bolsa de Nueva York (NYSE), las plazas de Tokio y de Hong Kong, las más importantes del continente asiático. También formarán parte del futuro Globalix, la Bolsa de Sydney (The Australian Stock Exchange) y la de Toronto, junto con las dos plazas de valores más destacadas de Latinoamérica (México y Sao Paulo). Dentro de Europa en principio sólo formarán parte de Globalix, el Euronext (las Bolsas de Ámsterdam, Bruselas y París).

Por otro lado se encuentra el Nasdaq, que a través de su presencia concomitante en Estados Unidos, Europa y en Japón, así como sus acuerdos de cooperación con IX (Francfort y Londres), Shangai y las posibles Madrid y Milán, le permitirán concretar de manera acelerada su sueño de un mercado bursátil universal.

Si llegase a concretarse uno de estos dos proyectos, constituiría una respuesta a la evolución de la economía mundial, ya que el elevado número de multinacionales que operan y trabajan globalmente, necesita un mercado que les conceda mayor liquidez.

Imagínense si hoy en día el gremio de analistas y personas que trabajan en el mundo de la bolsa están saturados de trabajo con nueve horas al día de bolsa (depende de cada mercado bursátil), lo que puede repercutir el que la bolsa esté abierta 24 horas. Uno de los obstáculos que habrá que salvar será, que un mismo gestor de cartera no podrá gestionar la cartera de sus clientes a su gusto, entre otras razones porque alguna vez tendrá que dormir, mientras los valores que integran su cartera siguen cotizando en un mercado que nunca cierra.

¿Y si de repente la cotización de una empresa sufre una fuerte caída? ¿O si surge la oportunidad de invertir en un valor que empieza a tomar una senda alcista? Las compañías que se dedican a esto de la bolsa (bancos de inversión, sociedades de bolsa, etc.) así como los inversores de a pié ya no podrán ni dormir tranquilos siquiera.