labolsa.com

Regístrate gratis

Editorial

LA INVERSIÓN INMOBILIARIA MUNDIAL AUMENTA UN 16.6%

Europa Press el 30 de Julio de 2007, 14:46.

La inversión inmobiliaria mundial realizada de forma directa alcanzó los 382.000 millones de dólares (unos 280.900 millones de euros) durante el primer semestre del año, lo que supone un incremento del 16,6% sobre el mismo periodo de 2006 y alcanzar un récord, informó hoy la consultora inmobiliaria Jones Lang LaSalle.

La firma asegura que este importe inversor sobrepasa a la inversión de todo el ejercicio 2003 completo, y representa encadenar 16 trimestres consecutivos de crecimientos.

En el conjunto de América, el importe de la inversión total aumentó un 32%, hasta situarse en 170.700 millones de dólares (unos 125.500 millones de euros), impulsada principalmente por la venta y recompra de inmuebles 'prime' estadounidenses. La mayoría de estos activos fueron adquiridos por inversores nacionales.

En Europa, la cifra de inversión inmobiliaria creció un 4%, hasta situarse en 156.600 millones de dólares (115.150 millones de euros), de los que más del 66% corresponden al Reino Unido, Alemania y Francia. Los inversores globales, norteamericanos, irlandeses y españoles dominaron las inversiones transfronterizas.

En cuanto a la zona de Asia Pacífico, la cifra de inversión inmobiliaria aumentó un 12% entre enero y junio, hasta situarse en 55.000 millones de dólares (unos 40.500 millones de euros), parte de cuyo incremento fue atribuible a la inversión transfronteriza.

Japón, China y Singapur representaron los mercados inmobiliarios más sólidos de la zona. De hecho, Jones Lang LaSalle señaló a Singapur como el mercado global más activo de lo que va de 2007, con aumentos en valores capitales de edificios 'prime' del 50% en este periodo, impulsado por un "sorprendente" incremento en el precio de los alquileres y una caída en las rentabilidades.

EFECTO DEL REPUNTE DE TIPOS.

El jefe de Estrategia Global e Investigación de la consultora a escala internacional, Padraig Brown, destacó que "el crecimiento del coste de la deuda en Europa y Norte América ha dado lugar a diferenciales de rentabilidad negativa en muchos mercados".

"Ello ha obligado a inversores con altos niveles de apalancamiento a adoptar, cada vez con más frecuencia, unas estrategias oportunistas, incluyendo el desarrollo y reposicionamiento de activos", añadió.

Ante este escenario, el director general de Jones Lang LaSalle European Capital Markets, Tony Horrell, pronosticó que para el resto de 2007 los mercados inmobiliarios globales continuarán con su "dinamismo", si bien se espera que los inversores "sean cada vez más selectivos sobre los mercados".

"A escala global se puede observar que aun hay mucho dinero pendiente de este sector y la inversión transfronteriza sigue en auge", añadió.