labolsa.com

Regístrate gratis

Editorial

MALTA Y CHIPRE NUEVOS MIEMBROS DE LA EUROZONA A PARTIR DE 2008

Europa Press el 11 de Julio de 2007, 09:17.
Los ministros de Economía de la Unión Europea dieron ayer su aprobación final a la entrada de Malta y Chipre en el euro el 1 de enero de 2008 y fijaron los tipos de cambio irreversibles de la libra chipriota y la lira maltesa respecto a la moneda única. Tras esta segunda ampliación, la eurozona sumará 15 Estados miembros, el 1 de enero de este año ya entró Eslovenia, y cerca de 320 millones de habitantes.

Los tipos de cambio definitivos se fijan en 0,585274 libras chipriotas por un euro y en 0,4293 liras maltesas por un euro, que corresponden con la cotización actual de las dos monedas en el mecanismo europeo de tipos de cambio.

Tras la decisión de este martes, la fabricación de las monedas comenzará en Finlandia para las chipriotas y en Francia para las maltesas. Ambos fabricantes han sido seleccionados mediante un procedimiento de licitiación.

El ministro portugués de Finanzas y presidente de turno del Ecofin, Fernando Teixieira Dos Santos, calificó de "decisión histórica" la entrada de Malta y Chipre en el euro y elogió el "éxito" de ambos países "a la hora de cumplir con las condiciones necesarias para entrar en la zona euro".

El Ecofin pidió a Chipre y Malta que continúen con las políticas de rigor presupuestario, reformas estructurales y refuerzo de la competitividad para aprovechar al máximo los beneficios del euro.

Por su parte, el comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, destacó que gracias a la unión económica y monetaria la zona euro "se ha beneficiado de un periodo de estabilidad de precios". No obstante, añadió que los países que se adhieren a la moneda única tienen una "mayor responsabilidad" de cara a los otros miembros a la hora de "gestionar bien las finanzas públicas y coordinar las políticas económicas".

Almunia recomendó además a ambos países que presten la máxima atención a los preparativos prácticos que tendrán que realizar en los próximos cinco meses y medio para garantizar que la transición se realice sin sobresaltos.