labolsa.com

Regístrate gratis

Editorial

LAS VACAS LOCAS NOS HARÁN UN POCO MENOS RICOS.

Europa Press el 23 de Enero de 2001, 18:47.
La política agraria de la Unión Europea gira en torno al objetivo de garantizar una renta aceptable para el sector, algo que se instrumenta a través de subvenciones y restricciones a la importación, pero sobre todo a través del establecimiento de una serie de bandas de precios para cada producto: si el precio en el mercado cae por debajo de un mínimo (conocido como "precio de intervención"), la propia Unión Europea compra las cantidades necesarias (para después almacenarlas o incluso destruirlas) y hace subir el precio.

En el caso de la carne de vacuno, y en el ámbito del problema de las vacas locas, la Unión Europea estimó el pasado Diciembre que en el total del año 2001 la demanda de carne de vacuno caería entre un 10% y un 12% (desde que en Octubre empezaran a aparecer casos en la Europa Continental hasta hoy la caída ha sido cercana al 30%, los supuestos de la Unión se refieren al ejercicio 2001). Aplicando su política agraria, se acordó comprar en el mercado 625.000 toneladas de reses de edad mayor a 30 meses para después proceder a su destrucción (en este caso la destrucción se liga al problema sanitario, pero en otros casos se utiliza como un instrumento de política económica muy criticado por sus derivaciones éticas). Con las estimaciones de Goldman Sachs la operación tendría un coste de 1.700 Millones de Euros.

Pero por varias razones el problema no termina aquí: de momento las cifras están dejando cortas las estimaciones de la Unión Europea, y desde Goldman Sachs señalan que la caída en la demanda de vacuno podría situarse entre el 15 y el 18%. Ello llevaría a la Unión Europea a tener que comprar casi un millón de toneladas de carne y situaría el coste total en unos 2.550 Millones de Euros. A esta cifra hay que añadir además el importantísimo coste de destrucción de las harinas cárnicas (cuyo uso para la alimentación de reses parece haber originado el problema) y de toda la producción afectada y no incluida en el programa de compra y destrucción de la Unión, que en total sumaría según estimaciones de la Comisión Europea 3.000 Millones de Euros. Por último habría que añadir costes derivados de la realización de test a las reses y los gastos adicionales que pudieran destinarse a la investigación de la enfermedad.

En la siguiente tabla se muestran las estimaciones de Goldman Sachs para los costes derivados del problema de las vacas locas en el año 2001; parte de los costes será financiada por la Unión Europea, el resto deberá ser asumido por los gobiernos de cada país. La cifra total es impresionante (6.000 Millones de Euros, un billón de pesetas), pero en términos relativos al PIB no es excesivamente significativa: supone un 0,1% del PIB total de la Zona Euro, y el problema viene más de la mano de la inflación. Con todo se trata de nuevos costes para las arcas públicas, comprometidas en toda la Unión a la reducción del déficit público. Por ello son de esperar medidas como el establecimiento de nuevos impuestos y quizá podamos esperar una aceleración en el proceso de privatización de empresas públicas (en España se pueden señalar la inminente salida a bolsa de Iberia y quizá la venta de la participación del Estado en Ence).

Concepto de Coste Total Cantidad soportada por la U.E. Cantidad soportada por los Estados
Compra y destrucción de 938.000 toneladas de vacuno 2.550 1.310 1.240
Test de las Vacas Locas 120 80 40
Destrucción de harinas, carnes y huesos 3.000 - 3.000
Investigación del mal 330 200 130
TOTAL 6.000 1.590 4.410

Cifras en Millones de Euros. Fuente Goldman Sachs.