labolsa.com

Regístrate gratis

Editorial

LO QUE NO HAY QUE PERDERSE EN EL 2001: LAS OPVs O SALIDAS A BOLSA

Europa Press el 17 de Enero de 2001, 15:50.
Grandes expectativas en las salidas a bolsa previstas para el 2001

Los que disfrutamos en el mundo de la inversión, añoramos el primer trimestre del año 2000, cuando ganar dinero en bolsa era fácil: simplemente con acudir a las OPVs, la ganancia era segura ya desde el primer día.

No obstante, con el desplome que sufrieron las bolsas a partir de marzo de 2000, los inversores se volvieron mucho más exigentes. De repente, desparecieron las ganas por invertir en empresas con un historial poco conocido. Muchas son las compañías que habían anunciado sus planes de cotizar en bolsa, y se han quedado en el camino. Incluso, algunas ya tenían hasta fecha.

A pesar de que la percepción general es de que el entusiasmo por nuevas acciones desapareció por completo, el año 2000 se cierra como un ejercicio de frenética actividad en emisión de acciones. El volumen total supera los 2,3 billones de pesetas, casi la cuarta parte más de lo que salió a bolsa en 1999. Y el año 2001 viene lleno de nuevas oportunidades...

En primer lugar, vamos a considerar el caso de las ampliaciones de capital. Es decir, nos centramos en las compañías que cotizan, y que emiten nuevas acciones. Hay que tener en cuenta que muchas de estas operaciones, y normalmente las más importantes, son emisiones que se diseñan en muy pocos meses, y no pueden ser anticipadas. Me refiero a casos como la emisión de nuevas acciones por parte de Repsol, una vez decidió adquirir la argentina YPF, o a las ampliaciones del BBVA y del BSCH en el año 2000, que buscaban financiación para sus proyectos de expansión en America Latina y en las nuevas tecnologías.

Tras el desplome de las bolsas, hay que tener en cuenta que muchas acciones cotizan a precios muy bajos, y sin quererlo se han convertido en atractivos candidatos para operaciones de absorciones, etc que tendrán que ser financiadas por parte de la compañía compradora. Por tanto, al ya de por sí volumen de OPVs que esperamos, pueden añadirse muchas más nuevas emisiones.

¿Cuál va a ser la diferencia con el año 2000? El volumen de nuevas acciones que ha absorbido la bolsa española nos demuestra que sigue existiendo demanda por proyectos interesantes. Pero se acabaron los tiempos de bonanza: hay que ser selectivos.

Continuaremos teniendo salidas a bolsa en el 2001, pero no esperaría que los precios se disparen en el primer día de cotización en un entorno de mercados bajistas. Las empresas que tengan éxito van a ser aquellas que demuestren ser líderes en mercados de crecimiento, y capacidad de crear valor para el accionista.

Dicho esto, hay que añadir que ya se han anunciado importantes operaciones para el año 2001, que han levantado muchas expectativas. A destacar: Iberia, el Banco Sabadell, y como no, la OPV más esperada de los últimos años, Inditex (Zara).