labolsa.com

Regístrate gratis

Editorial

¿QUÉ CABE ESPERAR EN ADELANTE?

Europa Press el 04 de Enero de 2001, 09:11.
En principio, lo más inmediato sería concluir que la reacción de los mercados ha sido eufórica, y que se apagará a medida que continúen surgiendo más indicadores económicos que apunten a un fuerte parón, ya que los efectos de una bajada de los tipos de interés necesita de un tiempo hasta tener influencia positiva en la economía.

Dicho de otra manera, aunque los mercados confían en la maestría por parte de Greenspan a la hora de pilotar la economía americana, y con ella las mundiales, volverá cierto pesimismo al constatar que las recuperaciones económicas llevan su tiempo.

Además, la mayoría de las voces ya estaba anticipando un fuerte recorte de tipos por parte de la Reserva Federal. La novedad (y no para todos, ni mucho menos) es que este haya tenido lugar antes de la reunión de finales de enero. En este sentido, el escenario económico tampoco ha cambiado tanto cara al año 2001.

Con estos niveles en las bolsas, los inversores estaban deseando tener una razón para volver a entrar. Pero los indicadores que vienen nos recomiendan tener mucha cautela...

En mi opinión, pasará un tiempo hasta que veamos más recortes de los tipos de interés. Ayer mismo, el presidente electo Bush volvía a subrayar la necesidad de un recorte impositivo para los ciudadanos americanos. Por tanto, es muy posible que Greenspan espere a poder cuantificar mejor los efectos expansivos de una menor presión fiscal, una vez los republicanos se instalen en la Casa Blanca, antes de tomar la decisión de bajar de nuevo los tipos de interés.

En cuanto a la política monetaria europea, parece poco probable que siga los pasos marcados por la Reserva Federal. Los tipos de interés, en principio, se mantendrán estables a estos niveles. En Europa, las tensiones inflacionistas son más fuertes, en cuanto que a nosotros nos afecta más el alto precio del petróleo, ya que importamos mucho más que EEUU. Además, sufrimos tensiones en los precios de los productos importados debido a la debilidad del euro. Por último, nuestros indicadores, tanto de producción actual como de confianza en el futuro, están lejos aún de sugerir un fuerte parón, sino que más bien apuntaban hacia un crecimiento económico de aproximadamente un 3% para el año 2001. Una economía sana con algo de inflación no invita a recortar tipos de interés....