labolsa.com

Regístrate gratis

Editorial

LA OFERTA Y LA DEMANDA DE TODO UN PAÍS ¿QUÉ SON EL P.I.B. Y EL I.P.C.?

Europa Press el 01 de Diciembre de 2000, 18:21.
Cuando estudiamos la economía de un país en su conjunto la ley de la Oferta y la Demanda es perfectamente aplicable; la Oferta la constituirían todos los bienes y servicios que se producen en el país y la Demanda recogería todas las preferencias de los compradores. En general podríamos decir que la Oferta la constituirían las empresas, que producen bienes y servicios para venderlos. Para producirlos utilizan entre otros recursos a los trabajadores, a los que a cambio pagan un salario. Los trabajadores por último compran esos bienes y servicios, y constituyen la Demanda, cerrándose así el círculo.

· En este mercado de todo el país podríamos decir que el precio que se fija al interactuar la Oferta y la Demanda es el Índice de Precios al Consumo, conocido como el I.P.C., y sus variaciones reflejan la inflación (crecimiento de los precios) o deflación (disminución de los precios, no se sorprenda, esto ha ocurrido más de una vez en la historia y en Japón hoy están muy cerca de ello).

· La Oferta: la suma de todos los bienes y servicios producidos en el país es el Producto Interior Bruto, también conocido como P.I.B. Sus variaciones se interpretan como el crecimiento o disminución de la economía de un país.

· La Demanda: La cantidad comprada y vendida en cualquier mercado lógicamente coinciden (es la cantidad negociada en el mercado). Así la Demanda global del país también se puede analizar desde el punto de vista del P.I.B.: si sumamos todo lo que se Consume en el país, todo lo que se Invierte (compra de bienes de producción como maquinaria, incluye también los bienes y servicios producidos por las empresas y no vendidos, que quedan para el futuro como una inversión), todo lo que se Exporta (aquello que se produce en nuestro país y lo compran fuera de nuestro país) y restamos todo lo que se Importa (lo que compramos y no ha sido producido en nuestro país) obtenemos también el P.I.B.

Si bien cuando entramos en el terreno político caben muchas matizaciones, en general los gobiernos pretenden conseguir que el P.I.B crezca lo más posible, de manera que el país en su conjunto sea más rico (produzca más bienes y servicios). Dentro de este gran objetivo, y dejando aparte otros efectos nocivos de la inflación, hoy día prácticamente todos los economistas están de acuerdo en que para que el P.I.B. pueda crecer es requisito imprescindible contener el crecimiento de los precios (el I.P.C.). Intuitivamente podemos pensar que, si los precios crecen mucho en nuestro país, los extranjeros querrán comprarnos menos y nosotros querremos comprar más fuera (donde los precios no han aumentado tanto), todo lo cual implica menores exportaciones y mayores importaciones y, en definitiva, un menor P.I.B.