labolsa.com

Regístrate gratis

Editorial

LA VIVIENDA SE AFIANZA COMO EL SEGUNDO MAYOR PROBLEMA

Europa Press el 30 de Diciembre de 2004, 13:19.
La vivienda se afianza como la segunda preocupación de los españoles a nivel personal, sólo por detrás del paro, mientras se consolida también como el tercer problema 'objetivo' del país.

Así se desprende del barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), correspondiente al mes de noviembre, en el que por cuarta vez en este año los precios de los pisos se colocan en el segundo lugar de la relación de preocupaciones personales.

En la lista que recoge los que son, según los encuestados, los principales problemas de España, la vivienda se mantiene en el tercer puesto repitiendo, junto con la inmigración y la inseguridad ciudadana, entre los cinco primeros. Este 'ranking' lo siguen encabezando, por este orden, el desempleo y el terrorismo.

La encuesta del CIS registrada hoy en el Congreso y recogida por Europa Press, se basa en 2.496 entrevistas realizadas en 168 municipios entre los días 19 y 24 de noviembre.

El margen de error es de más/menos dos puntos. Para los encuestados, el paro vuelve a ser el principal problema de España, siendo citado en el 61 por ciento de los casos.

Repite como segundo problema el terrorismo, con el 44,8 por ciento, consolidándose sí un binomio presente en todos los barómetros del CIS, y desde hace bastantes meses siempre encabezado por el desempleo.

El terrorismo desciende ligeramente y recupera su porcentaje tradicional después de que en el barómetro de octubre creciera hasta el 49,1 por ciento.

Este aumento coincidió en el tiempo con la desarticulación de la célula de terroristas islámicos que tenía previsto atentar contra la Audiencia Nacional y otros edificios emblemáticos de Madrid.

PROBLEMAS ECONOMICOS

La vivienda se mantiene en el tercer puesto que ha ocupado durante la mayor parte de 2004, salvo en septiembre cuando fue coyunturalmente relegada al cuarto puesto por la inmigración.

La llegada de extranjeros a España es citada por 20,5 por ciento de los consultados, una puntuación similar a la del estudio de octubre.

El quinto puesto de la lista es para la inseguridad ciudadana (19,1 por ciento) y el sexto para los problemas económicos (12.8 por ciento).

En concreto, en la encuesta de noviembre, el 21,8 por ciento de los encuestados menciona la vivienda como uno de los problemas del país, aunque se anota un descenso de poco más de un punto respecto a octubre.

Por el contrario, en la lista de las preocupaciones subjetivas este fenómeno continúa su ascenso de los últimos meses (18,2 por ciento en septiembre; 20 por ciento en octubre y 21 por ciento en noviembre), relegando al tercer puesto a los problemas económicos, que son citados por el 19 por ciento de los preguntados.

La vivienda ha emergido como segundo problema personal en cuatro barómetros de 2004 (mayo, junio, julio y noviembre).

En cualquier caso, el paro sigue liderando la lista de preocupaciones personales con el 34,4 por ciento de las respuestas (frente al 31,5 de octubre).

En el cuarto lugar, tras vivienda y problemas económicos, aparece la inseguridad ciudadana (14,4 por ciento), que crece casi dos puntos respecto a octubre, y deja en quinta posición al terrorismo (13 por ciento).

AUGURIOS PARA EL FUTURO


Respecto a la situación económica, el 27.9 por ciento la considera "buena" o "muy buena".

Este porcentaje supera al 24 por ciento de septiembre, pero no llega al 28,9 por ciento de julio y el 31 por ciento de junio. Paralelamente, descienden los que la juzgan "mala" o "muy mala", pasando del 22,9 por ciento de octubre el 17,8 por ciento de noviembre.

Sin embargo, son más los que piensan que dentro de un año la situación económica empeorará, un 24,6 por ciento, frente a un 12,9 por ciento que piensa que mejorará.

En la misma línea hay más encuestados que consideran "buena" o "muy buena" la situación política (28,6 por ciento) que los que creen que es "mala" o "muy mala" (17,9 por ciento).

Los pronósticos para dentro de un año están muy igualados, ya que mientras un 16,5 por ciento confía en que mejorará un 16,2 augura lo contrario.