labolsa.com

Regístrate gratis

Editorial

LAS EMPRESAS NO FINANCIERAS GANAN UN 18,6% MÁS HASTA SEPTIEMBRE

Europa Press el 25 de Noviembre de 2004, 17:22.
El resultado ordinario neto de las empresas no financieras aumentó un 18,6% en los nueve primeros meses del año, frente a un 17% que crecieron en el mismo período del 2003, gracias a los mayores ingresos financieros y a la reducción en un 5,1% de los gastos financieros, según datos de la Central de Balances del Banco de España proporcionados hoy por el supervisor.

Este crecimiento de los beneficios marca récord histórico por segunda vez -ya que el primero se consiguió al cierre de 2003- desde que se inició la elaboración de esta estadística en el año 1983 y muestran la "notable" fortaleza del consumo privado, que sigue siendo, junto con la actividad constructora, el motor "principal" del crecimiento económico.

La positiva evolución del resultado ordinario neto permitió que los ratios de rentabilidad se mantuvieran en niveles elevados, reflejando la situación favorable del sector empresarial español.

El informe del Banco de España destaca además la estabilización de los costes financieros en el 4%, tasa que supone un mínimo histórico.

La caída de los ingresos extraordinarios se ha compensado en cierta medida con reducciones adicionales de minusvalías y dotaciones extraordinarias, de forma que el resultado neto creció un 7,1% respecto al mismo período del año anterior.

El valor añadido bruto aumentó en los nueve primeros meses del año un 5,2%, tasa superior al 4,5% que aumentó en el mismo período del año 2003. En este capítulo destaca el aumento del sector de transporte y comunicaciones, con un avance del 4,5%, casi un punto superior al año precedente.

CAIDA DE LOS GASTOS DE PERSONAL.

Los gastos de personal mostraron una tendencia decreciente, ya que la tasa se sitúa en un aumento del 2,4%, inferior al 4,4% alcanzado en idéntico período del año precedente, que se explica por el menor crecimiento del empleo -con tasas "ligeramente negativas" en algunos casos- y la moderación de las remuneraciones medias.

Así, se destaca un "cierto" debilitamiento en la creación de empleo, al pasar de tasas positivas del 1,1% en el año 2003 a caídas del 0,5% en los tres primeros trimestres de 2004.

No obstante, este porcentaje está afectado negativamente por el ajuste de plantilla que está llevando a cabo Telefónica, ya que, si se exceptuase esa operación, el incremento del empleo sería del 0,7%.

El instituto emisor destaca también el cese de destrucción de empleo en el tercer trimestre de este año.

Por sectores, comercio mantiene un tono "más expansivo", con un aumento del empleo neto del 4,2%, idéntico al registrado un año antes, en tanto que el resto de sectores muestra tasas negativas.

El sector industrial tuvo contracciones de empleo del 1,5%, lo que supone caídas más intensas, incluso, que las del año anterior.

No obstante, el Banco de España insiste en que si se analiza el perfil trimestral se observa un cambio de tendencia, ya que se parte de tasas negativas del 2,4% en el primer trimestre y se llega a una variación negativa del 0,3% en septiembre.

El instituto emisor subraya que esta situación se ha producido en un contexto de moderación salarial y progresiva estabilidad internacional, sólo amenazada por las tensiones que persisten en Oriente Próximo y por la evolución de los precios del crudo, que pueden poner en peligro el modelo de crecimiento actual o, al menos, limitarlo en su intensidad y duración.

COMPATIBILIZAR MODERACION SALARIAL Y CREACION DE EMPLEO.

En este sentido, las empresas españolas están en "buenas" condiciones para mantener un despegue sostenido de la actividad, conforme mejoren las expectativas empresariales y para ello deberán hacer compatible la moderación salarial con el crecimiento de la productividad y la creación de empleo.

Por ello, el Banco de España insta a las empresas a que aprovechen las "buenas" condiciones financieras que ofrecen los mercados para acometer inversiones que permitan modernizar y hacerlas cada vez más competitivas, manteniendo un incremento equilibrado de sus costes y garantizando un crecimiento estable y duradero a medio y largo plazo, con generación de nuevas inversiones y, por lo tanto, de empleo.

El director general del instituto emisor José Luis Malo de Molina insistió en que es necesario que la economía española siga profundizando en las reformas de signo liberalizador para mejorar su eficiencia y en el mantenimiento de la certidumbre del marco regulatorio para mantener el "buen clima" de actividad empresarial.

El informe refleja que el crecimiento de las remuneraciones medias ha pasado del 3,8% en los nueve primeros meses de 2003 al 2,9% en el mismo período del 2004, a pesar del rebrote de los precios, lo que suscita dudas e incluso la posibilidad de un "cierto frenazo" sobre su sostenibilidad, "dada la generalización de las cláusulas de salvaguarda".

También destaca una "ligera" caída del endeudamiento, explicándose así la reducción de los gastos financieros fundamentalmente por la caída de los tipos de interés, que se compagina con unas elevadas rentabilidades ordinarias de los recursos propios, que superan el 10,9% a finales de septiembre.

Malo de Molina subrayó que todavía no existe un descenso en el endeudamiento de las empresas no financieras pero sí una tendencia a la moderación y destacó, al mismo tiempo, que no existen "significativas" áreas de riesgo respecto a la solidez financiera de las empresas.

El Banco de España subraya que la mejora de la situación internacional se ha ido afianzando y se ha traducido en una "modesta" recuperación de las exportaciones, que, sin embargo, siguen aumentando a un ritmo inferior al de las importaciones.

Este panorama general favorable se espera que se confirme con los datos de cierre de 2004.

"El consumo privado se mantiene como principal motor de la expansión, pero parece haber ido perdiendo vigor a favor de la inversión en bienes de equipo, que en los últimos trimestres ha recobrado mayor dinamismo", subraya el Banco de España.